1Q84 Libro 1

1Q84 Libro 1

«El mundo es una lucha eterna entre una memoria y otra memoria opuesta»

Esta semana terminé el primer libro de 1Q84. Creí que podría terminar ambos libros (737 páginas) en una semana pero me fue imposible, aunque el miércoles y jueves pasado sostuve un buen ritmo. Finalmente dejó de importarme cumplir con algo tan estúpido como una meta y decidí saborearme mucho más el libro, además porque él mismo se fue poniendo cada vez más interesante, como si me gritara que lo leyera con calma porque estaba lleno de simbolismos.

20150528_163623

No puedo dar una idea bien sustentada de lo que es esta novela en sí pues no he terminado su segundo libro, pero acompañando mi lectura de la música que le imprime Murakami a todo el texto, que además está estructurado como el Clave Bien Temperado de Bach, me adentré en esa referencia permanente a las emociones, a la sutileza de los gestos, a las descripciones precisas del ambiente que recrean la atmósfera en la que navega el personaje, y que si se la quitas es como si dejaras a un pez metido en una pequeña bolsa en vez de ofrecerle un océano. Todo esto hace parte del mundo de Murakami que me encanta.

Algo que me ha parecido fascinante es el debate de cada uno de los protagonistas consigo mismos. Más allá de sus acuerdos o desacuerdos con la realidad que los envuelve, cada uno está encontrando que su vida, así como el mundo, se define en una guerra de opuestos, en una lucha «entre una memoria y otra memoria opuesta». Cada personaje tiene recuerdos profundos que se supondría que lo definen, y evidentemente así es, como para cualquier persona. Sin embargo, lo más interesante es observar cómo cada uno alberga dentro de sí una memoria opuesta, una mirada desde otro ángulo, desde otro espejo. Cada uno es y no es lo que su memoria le indica como constitutivo de sí mismo. El universo de cada personaje está dividido en paralelo.

No quiero llenar esta entrada de spoilers por eso no quisiera introducir detalles, pero no puedo decir más que finalmente el viaje de Murakami se expresa para mí en la metáfora de echar a nadar como pez en el agua, con un escritor que se inserta en lo profundo del ser, se cuela como corriente submarina y a la vez tiene la majestuosidad de mostrarte un mundo oculto y no encerrarte en una pecera.

Léanlo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: