Soy esta división de mí.

Soy esta división de mí.

Soy esta división de mí. Un resto y una parte restada. A veces cargo mis adentros en el silencio de la mirada, y otras libero mis afueras en perturbadoras carcajadas. He tratado de unirme sin conseguirlo. Intenté con grapas dolorosas, pegamentos especiales, teorías masturbatorias, palabras sin pensar contundentes como piedras y vanas como cicatrices. Me he convencido de que es mejor así. En esta última parada vivo, a la orilla y en el centro, en la locura y la sanidad, entre la ausencia y el anhelo. Escucho voces cansadas a lo lejos, afanes de definiciones y certezas, angustias de casillas y de jaulas. Son ajenas. Ya no están. En esta oscuridad y en esta luz, soy y seguiré siendo esta mirilla hacia adentro y hacia afuera, el impacto de bomba, la humildad de eco. Soy esta división, la rajadura entre opuestos, el corolario mal hecho. Me miro y no me recuerdo. Esto es lo que soy; una torpeza, un olvido, dos recuerdos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: