Estoy aquí. A estas horas estoy aquí.

Despacio intento ir más lento

girando vuelo cada vez más bajo

hasta tu puerta o tu ventana.

Hasta el olvido de tu espejo.

Estoy aguardando en silencio.

Grito ahogado donde aúllan

las angustias. Una mujer pasa

y no sabe cómo,

cómo dejar la marca ser solo

marca. Calla.

¿Qué otra cosa es una cicatriz que un dolor?

¿Cuándo nos salvarán tus dioses de la herida?

No hay nada. Un silencio.

Tu eres la hija,

yo la madre.

Estoy aquí llena de ventanas

y de pájaros

como un árbol que se aferra

como la vida que me diste.

Permitiéndome.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s