Mis andanzas por la sustancia humana de Zorba el griego fueron como reavivar la llama del fuego extinguiéndose en la chimenea. O mejor decir que tuvieron el carácter de un encuentro con la fascinación de lo intrépido de la mente de un singular hombre envejeciendo, que no consigue conciliar el avance de un cuerpo viejo con el alma de un niño curioso y pleno de ganas de vivir. O tal vez simplemente lo describiría mejor si dijera que fue como bailar en la playa una noche estrellada alrededor de una hoguera, saltando como el mismo Zorba, lleno de energía desquiciada, y entre sonrisa y sonrisa embriagarme por su vino y sus hogazas de pan, sus aceitunas y pescados, su olor a mar cretense, y sus verdades dichas con la frescura de alguien que tiene más sabiduría que cualquiera que pase su vida queriendo obtenerla.

«Larga vida a Zorba, que dio un cuerpo amado y cálido a las ideas abstractas que dentro de mí tiritaban -murmuré-. Cuando él no está, de nuevo comienzo a sentir frío», piensa el caviloso narrador de esta historia. Todos los días que éste pasó junto a él estuvieron llenos de «sustancia humana». Como un niño, Zorba lo ve todo por primera vez, y se maravilla y pregunta, y todo le parece un milagro, y todo es claro y real como el deseo por el cuerpo de una mujer, el hambre, el trabajo, el árbol, la roca, el vino.

Por otro lado, Kazantzakis dispone perfectamente el escenario de deambulaciones, dudas y sufrimientos de la mente del patrón -narrador- que proviene del mundo intelectual, que intenta aferrarse a esa frágil y empolvada idea a la que tantos nos hemos querido asir; que la verdad superior la encontraremos en los libros. Así, este hombre busca en Buda al último hombre, el que se ha vaciado, el alma pura que ya no tiene nada dentro, que «es la nada». Sin embargo, a su lado, duerme, respira, ama, sueña, bebe, fornica, canta, toca el buzuki, se sorprende por la vida, y se mueve esa energía inaprensible de fuego y vida, que es Zorba; el primer hombre.

Por Emma Sánchez (@nivolistaoculta)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s