El cerdo

Al cerdo lo mataron un veinticinco de diciembre y todos parecían felices. Una hora antes de que colgara con la panza abierta y ya sin tripas de un gancho metálico en el patio de la finca, yo había estado jugando con mi patineta en la zona de parqueo. Sobre un platón que recibía su sangre…