El amor

La puerta estaba entreabierta. Yo lo sabía porque era su costumbre, debido a los temores que la acompañaban y asaltaban como ladrones en la noche. Le gustaba dejar un poco de luz en el pasillo para que le llegara algo de resplandor y, si le daba por despertarse, algunas veces por culpa de sus propios…